FANDOM


Archivo:Portada de La desheredada 1909.jpg

La desheredada es una novela del escritor español Benito Pérez Galdós publicada en 1881, que abre el ciclo de las "Novelas españolas contemporáneas".[1] Algunos estudiosos de su obra la han considerado una de sus narraciones más cervantinas,Plantilla:Sfn mientras otros la relacionan con Balzac, como un «étude des moeurs», propósito anunciado por el propio Galdós en "Observaciones sobre la novela contemporánea en España", artículo publicado en 1870.Plantilla:Sfn También se ha reseñado el paralelismo entre la Nana de Zola y la protagonista de La desheredada, ambas prostitutas.

Argumento y escenario Editar

Plantilla:AP La desheredada, que se desarrolla en lo que ha llegado a conocerse y estudiarse como el Madrid de Galdós o Madrid galdosiano,[2] narra las desventuras de Isidora —la supuesta desheredada—, una bonita muchacha que llega a la capital española "llena de ilusiones, cae en la prostitución y acaba en la cárcel".Plantilla:Sfn Una sensibilidad soñadora a la que han hecho creer heredera de un marquesado. A este respecto, Casalduero, leyendo con acierto a Galdós, anota que "un impostor como Isidora puede llegar a tener grandeza trágica, cuando él mismo es engañado; de lo contrario es un farsante vulgar". Desde esta perspectiva psicológica, resulta contundente a reclamación de la protagonista cuando, agarrada a las rejas de la prisión, grita:Plantilla:Sfn

"Soy noble, soy noble. No me quitaréis mi nobleza, porque es mi esencia y yo no puedo ser sin ella."
— {{{2}}}

Entre los personajes secundarios de este primer intento naturalista de Galdós, sobresale el aquí joven médico Augusto Miquis, heroico en su humanidad y protagonista coral en otras novelas posteriores como El doctor Centeno, Torquemada y San Pedro o Tristana.[3]

Listado de personajes ficticios con nombre que aparecen en "La desheredada" Editar

(Véanse páginas adjuntas)

Archivo:NEC BPG - 01. LA DESHEREDADA Página 1.jpg
Archivo:NEC BPG - 01. LA DESHEREDADA Página 2.jpg
Archivo:NEC BPG - 01. LA DESHEREDADA Página 3.jpg

Telón del autor Editar

El humor con que Benito Pérez Galdós contemplaba su propia obra parece ser el estimulante de esta moraleja al final de la novela:

"Si sentís anhelo de llegar a una difícil y escabrosa altura, no os fieis de las alas postizas. Procurad echarlas naturales, y en caso de que no lo consigáis, pues hay infinitos ejemplos que confirman la negativa, lo mejor, creedme, lo mejor será que toméis una escalera".
— Benito Pérez Galdós, La desheredada (capítulo 37)

Referencias Editar

Bibliografía Editar

Enlaces externos Editar

Plantilla:Wikisource

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.